30 enero 2008

¿Es Malvado un PJ por utilizar Venenos?

En mi opinión, utilizar armas envenenadas no es más malvado que golpear a un oponente con arma llameante, o lanzar un conjuro que lo convierta en una estatua de hielo. Las herramientas, como la hoja de una espada, no son inherentemente malignas; es la mano que las guía lo que las hace así. Creo que no hay que caer en la trampa de pensar que envenenar a un contrincante es algo espantoso mientras tu personaje le agujerea las tripas a otro con un trozo de acero afilado sin plantearse dudas morales.

No obstante, sí que creo que denota un comportamiento caótico, y bastante deshonorable. Unido a que suelen ser bastante dolorosos, se podría argumentar que los paladines no deberían utilizarlo.

Pero me gustaría saber qué opináis vosotros de este tema de los venenos en vuestras partidas. ¿Los consideráis malvados, caóticos? ¿Depende de la letalidad del mismo?

9 comentarios:

ElTirano dijo...

Para mi el uso de venenos no es ni bueno ni malo, lo considero algo así como un golpe bajo.

Si estamos hablando de un juego como D&D, pues me imagino que le traería problemas a un personaje Legal Bueno, pero si estamos en un juego como, por ejemplo, Runequest o Vampiro... son sencillamente cosas que pasan.

Nynther dijo...

¡Exacto! Yo también lo veo como luchar 'sucio' más que otra cosa. Un saludo y gracias por el comentario.

Narrathor dijo...

Desde nuestro punto de vista, tan insensibilizado por los eventos actuales, no nos parece un mal método de matar, da lo mismo pinchar y zajar al oponente.

Por otro lado, siendo el juego de fantasía heróica, D&D califica el uso de venenos como malvado, puesto que una herida de espada puede matar a una criatura sin que esta se dé cuenta, mientras que el veneno, como dices, resulta doloroso y causa sufrimiento antes de la muerte. Es seguro que un paladín no causaría tal tortura a un enemigo, un neutral bueno se lo pensaría dos veces y un caótico bueno solo si cree que su enemigo lo merece.

Nynther dijo...

Yo creo que tenemos puesto un poco el chip de cómo funcionan los venenos en la vida real. Si te fijas, pocos venenos de D&D son letales. Tan sólo lo que drenan característica. Y si a eso vamos, tendríamos que tachar de malignos conjuros como Rayo de Debilitamiento.

Ya no hablo de que por ejemplo los drow, uno de los paradigmas malvados de D&D, usan venenos de sueño, que no son para nada ni letales ni dolorosos.

Una espada sí que es letal, y puede causar el mismo o mayor sufrimiento que un veneno. En la Edad Media, muchos soldados acababan horriblemente mutilados, o presa de horribles fiebres y hemorragias internas.

La Maladie de la Raison dijo...

Yo siempre he sido partidario de "la difusión de alineamientos". Es decir, el hecho de que dos personas sean por ejemplo Legal Bueno no significa que tengan las mismas ideas y comportamientos.

Específicamente hablando del uso del venenos, yo lo considero una táctica sucia, pero no una táctica más sucia que una artera emboscada, un tirador escondido o un ataque furtivo... por lo tanto creo que el alineamiento es menos importante que el propio comportamiento de un personaje.

Sí es cierto que específicamente yo no dejaría al Paladín usar venenos (de hecho, lo tiene prohibido específicamente en su descripción correspondiente en el Manual del Jugador), en el resto de casos infiere mucho qué tipo de veneno, qué efecto causa, y en qué situación: me explico, porque dicho así puede sonar confuso.

En una justa de caballeros a muerte (o Juicio de Dios) uno de los caballeros (Legal loquesea) usa venenos; a mi entender sería un conflicto con el Eje Caos-Ley y no Bien-Mal ya que está haciendo trampas.

Un pícaro al servicio de una iglesia buena recibe el encargo de suprimir a un poderoso noble maligno que está protegido del uso de la fuerza militar por su posición. El hecho de usar un veneno es una herramienta, por lo que no causaría interferencia, incluso si el pícaro fuera Legal Bueno (es una orden de sus superiores, Eje Legal, y lo hace para lograr un bien mayor sin cobrar vidas inocentes adicionales, Eje Bien-Mal).

Finalmente, supongamos que tras una pelea de taberna dos hombres se desafían a cruzar aceros en duelo por el honor. Uno de ellos utiliza un veneno para maximizar los daños. En ese caso, el uso del veneno sí que es propio de un alineamiento Maligno, ya que lo usa para obtener una ventaja injusta y sobre todo, causar más dolor al adversario.

Como siempre, ésto es sólo mi opinión personal. Espero haberme explicado con la suficiente claridad.

Nynther dijo...

Con una claridad meridiana, la maladie de la raison. Estoy de acuerdo contigo. De hecho, ese párrafo podría haberlo firmado yo perfectamente :-).

Karl Franz dijo...

Yo no los considero malvados, y quizás tampoco caóticos dependiendo en que sentido. Eso si, para personajes que sigan un código de honor parecido al Bushido Samurai, el uso del veneno debería verse como algo deleznable y totalmente descartado. Eso si, todo depende del trasfondo, puede haber una orden de paladines que por algún tema en concreto admitan en su doctrina el uso de venenos sin problema alguno. Además del buen apunte de Nynther de que en D&D pocos venenos son letales y dependiendo de los efectos causados en la victima algunos personajes serian más o menos reacios a utilizarlos.
Un saludo.

Nynther dijo...

Claro. Todo los personajes que sigan códigos de honor es normal que rechacen de plano el uso de venenos. Llámalo Bushido, Órdenes Paladinescas/Religiosas o meramente Caballerescas, el caso es que creo que se está hablando de personajes con fuertes tendencias Legales.

Narrathor dijo...

Podría depender también del escenario de campaña. En Midnight, por ejemplo, usar o no venenos ha de ser completamente a gusto. Por otra parte, en Reinos Olvidados (de la cual he leído más), donde las deidades son parte importante de la vida de todo Faerun, el uso de veneno está sujeto a los ámbitos de poder de estos. Incluso leí Fes y panteones, y para este escenario las serpientes u otras criaturas de las cuales pudiera extraerse veneno son ámbito de deidades malignas (si, las serpientes en sí son neutrales, igual que los zombis y esqueletos; por si mismas no eligen ser o no malvados, pero fueron creados así por potencias malignas).