04 febrero 2008

El Problema del Semielfo

El semielfo es, en opinión de muchos jugadores una raza mecánicamente débil (quizá la más floja del manual del jugador).

Lo he comenté hace tiempo en Nación Rolera y surgieron reglas caseras interesantes para hacerlos más equilibrados. La que más me gustó fue una que ya aparece en el Arcanos Desenterrados, y es otorgarles los puntos de habilidad extra de los humanos (4 a nivel 1º y 1 adicional en cada nivel subsiguiente). No es que sea la panacea, pero al menos se hacen algo más atractivos, y hasta adecuado en aquellos escenarios donde abunden los semielfos (como Eberron).

Otras cosas que se llegaron a proponer fue darles el ajuste racial de los elfos o la dote del humano, elegido a cara o cruz. Aunque quizá esta opción no esté tan equilibrada.


Como nota rolera destacaría que hay luchar contra el cliché de esta raza: que el mestizaje les impida ser aceptados por ninguna de las dos razas de las que procede. No es que sea una idea mala, pero ya está explotada hasta la saciedad y es recomendable buscar pastos más verdes.

¿Cuál es vuestra experiencia llevando a semielfos? ¿Tenéis reglas caseras para ellos? ¿Cómo los roleais?

8 comentarios:

La Maladie de la Raison dijo...

Hablaré de los semielfos desde dos perspectivas distintas, la de los semielfos vistos de forma general y mi aplicación de los semielfos de forma personal.

Haciendo "números" (cosa que nunca me ha gustado, pero ahí está), los semielfos son mecánicamente más débiles que el resto de razas. Son buenos bardos y diplomáticos gracias al ajuste que en la 3.5 le hacen añadiendo un +2 racial a las tiradas de Reunir Información y de Diplomacia, pero ahí se acaba todo. Los elfos son más gráciles, los semiorcos pegan más duro, los humanos son más adaptables, los enanos más resistentes, los medianos más hábiles... étc. Sin embargo, dejandos los números a un lado, y sumergiéndonos en el lado interpretativo, a mi los semielfos me encantan como raza y los he llevado con gusto en más de una ocasión, ya que disfruto jugando con el pasado del personaje y su situación a caballo entre dos mundos distintos. Pero, y ahora sí que volvemos a los números, llega un momento en que a la hora de tirar los dados, ves a tu semielfo cojo. Lo mires por donde lo mires, le falta algo... y en según qué partidas, o en qué grupo de juego, o (¡lo sabemos los que hemos pasado por eso!) con según qué DMs, ese "algo", ese +2 en algún lado o lo que sea puede marcar la diferencia entre un personaje vivo o una cabeza adornando una pica nueva. Si bien es cierto que la falta de ayudas por algún lado jamás impidieron que siguiera probando personajes semielfos de toda clase, suerte y condición.

Ahora bien, como DM yo consiento que los semielfos posean el mismo bonificador a las habilidades que los humanos (como se ha indicado en el post). No obstante, y aunque suene un poco a autobombo, ha sido cuando desarrollé mi propio mundo cuando los semielfos han demostrado tener un importante atractivo: viven más que los humanos.

Y es que en mi campaña el tiempo es un elemento muy importante, así que cuando pulí las reglas dentro de la ambientación desarrollé unas reglas que colocaban a las razas un penalizador a los Px según su longevidad (sólo aplicable en campañas, obviamente, donde el tiempo sea relevante, es decir, décadas como mínimo), que iba desde un 0% (Humanos) a un 30% (una raza de elfos). Los semielfos, con una vida razonablemente larga y un penalizador adecuado (10%) se convirtieron en una opción atractiva y equilibrada.

La propia cultura y trasfondo de un mundo puede potenciar, colorear o advertir de las facilidades o consecuencias de llevar una raza, a pesar de la insistencia de ciertos jugadores en el "¡pero es que a mi personaje le da igual! ¡paso de todo!", ya que el mundo donde se desenvuelven los personajes debería estar vivo y reaccionar a los sucesos.

Pondré por ejemplo, nuevamente, y perdón por el autobombo, mi mundo de campaña, donde dos jugadores juegan con semielfos, pero de estirpes diferentes. Uno de ellos juega con un, llamémosle así aunque no sea 100% correcto, semidrow, por lo que es visto con una especie de repulsión, o al menos de suspicacia en la mayor parte del mundo conocido (cierto es que también cambié los bonificadores de habilidad del semielfo para su caso), pero al mismo tiempo le proporciona una cierta discreción, ya que la gente prefiere no relacionarse con ellos; sin embargo otro personaje juega con una estirpe de semielfos de los que se dice, según el folklore, que traen buena suerte, por lo que es una persona respetada y con la que la mayor parte del mundo trata de buen grado, aunque eso suponga no poder pasar desapercibido con facilidad.

Creo que toda esta diatriba (felicidades a quien haya aguantado hasta el final) puede quedar un poco espesa, pero en conclusión quiero decir que, aunque numéricamente los semielfos pueden estar en desventaja, interpretativamente, e incluso a otro nivel, abren un abanico de posibilidades: todo es cuestión de poner un poco de énfasis.

Nynther dijo...

Pues yo sí he llegado hasta el final :-). La verdad es que la idea de utilizar el tiempo no está nada mal. Si el tiempo es un factor, puede ser que los semielfos ganen "algo" frente a los humanos. No mucho, pero ahí está, buen ejemplo.

Muchísimas gracias por el extenso comentario, la maladie de la raison.

Alvirage dijo...

Yo la verdad es que no he jugado a D&D en mesa todavía (y mira que tengo ganas, pero me falta el manual de Dungeon Master... pero bueno, eso es otra cosa)

Pero cuando he jugado a algún juego de PC de rol, siempre he escogido semielfo por el simple hecho de que las demás razas no me gustan.

Para ser humano, ya tengo la vida real; y con los elfos, no tengo precisamente un cariño, todo lo contrario.

Los semielfos les tengo un cariño especial, aparte de por el topicazo de "ser odiado por sus dos razas", cosa con la que tengo algo en común pero no en todo.

Además, mi clase favorita, aparte de druida, es bardo por su afinidad a la música y los semielfos ganan a casi las demás razas en este punto.

Por lo demás, poco puedo decir, pero si es cierto que ser semielfo tiene un gran hándicap con respecto a los demás.

Un saludote!

Nynther dijo...

Eso de que los semielfos sean los mejores bardos por el mero hecho de proporcionar un bonificador +2 a un par de habilidades sociales es bastante discutible.

Reunir información es una habilidad que no vale mucho. Siempre se puede sustituir roleándolo con diplomacia. Y el bono +2 de diplomacia pues bueno, ahí está pero no es ninguna maravilla.

La dote extra que tienen los humanos puede comprar eso y mucho más.

En lo demás, pues sí, estoy de acuerdo. La poca gente que los coge es o por cariño o por mero roleo. Es una pena porque si por concepto te da igual, al final tiendes a coger un humano.

Luisjoey dijo...

A mi los elfos me parece una raza hibrida bastante interesante, el cliche es hacerlos rechazados por ambas sociedades, por lo que pueden hacer de buenos rangers o barbaros, cosas mas del wilderness.

Tambien su condicion los predispone a ser forajidos por lo que ser rogue es buena opcion.

Que se podria hacer para mejorar al Semielfo? quizas dejarlo como esta y ponerle +2 al atributo de charisma (afecta poco la verdad)

Pero con eso para los techie players (jugadores tecnicos) les dara una opcion para hacer mejores casters, quizas mejores clerigos.

En eberron los semi-elfos fueron bendecidos y mejorados con la capacidad de ser los que controlan la marca de la tormenta (una de las mas poderosas en el juego) lo cual es un feat que solo ellos pueden tomar.

4ta edicion promete menos profundidad con respecto a la raza sino a la construccion del personaje, quizas pueda evolucionar como elfo y humano a travez de los niveles.

David dijo...

Saludos:

Me parece interesante el tema, mi opinión consiste en que la raza de los semielfos debe poseer un contexto diferente que la haga atractiva.

Concuerdo contigo sobre que el concepto de los mestizos despreciados está agotada, para ello un background único es clave en la revalorización de esta raza, que como mezcla posee elementos interesantes (narrativamente) ya que la flexibilidad y adaptabilidad humana se combinan con la escencia mágica y la belleza atemporal de los elfos ¿como no va a salir algo bueno de ahi?.

En cuanto a historia propongo un cambio radical en la forma como se comprenden los semi-elfos:

1- Los semi-elfos deben ser una raza extraña, muy difíciles de encontrar debido a que para que un humano(a)y un elfo(a)se mezclen debe existir entre ellos "un verdadero amor".
Claramente sabemos que esa relación lleva sufrimientos y quizas el humano o la humana que lo engendro murio de anciano o alguno de los dos debio alejarse por presión de su entorno o raza.
Con esto le das un trasfondo epico-romántico a la existencia de un semi-elfo, él es nacido de un amor imposible y solo eso permitio que naciera, un semi-elfo existe solo por ello.

2- Visualmente no debe ser un humano con orejas algo puntiagudas y rasgos finos, además debe incluir un cambio estético más notable como el color de ojos... imaginen a los semielfos con ojos lilas o ambar, recuerden ellos son únicos.

3- En mecánica de juego otorgale el bono de habilidad de los humanos y un +1 a la Destreza y al Carisma.
De esta forma el semi-elfo muestra su parte humana con un mayor nivel de aprendizaje y su destreza elfica, el carisma es debido a su inherente habilidad para comunicarse y descubrir cual es su lugar en el mundo.

Con esos cambios de trasfondo, mecanica y estética los semi-elfos son más atractivos en especial para aquellos jugadores que busquen desafíos, ya que los semi-elfos son únicos quizas poseén un destino especial, una estrella protectora o los dioses se fijan en el.

Suerte
Visiten mi blog

http://letras-arcanas.blogspot.com

Francisco José dijo...

Es mi raza favorita, aunque si que admito que sea flojilla, pero siempre me han atraido trasfondisticamente. Los he usado bastante y no me importan sus desventajas con respecto a las otras razas, y nunca les he puesto ninguna regla casera para mejorarles (LN: Cambiar las reglas lo mínimo e indispensable).
Yo también he experimentado lo monótono que es explotar siempre la caracteristica del mestizaje como un impedimento para la integración. De hecho ya rara vez recurro a ella (aunque siempre está ahí por si me hace falta en algún momento) y prefiero buscarle otros alicientes a la forma de aceptar el mundo que rodea a mis personajes semielfos.
Me uno al enfasis expresado arriba por la malaide de la raison. Vivan los semielfos XD

Karl Franz dijo...

El de antes era yo, jeje.