13 octubre 2007

Combates Épicos en tus Partidas

¿Recuerdas cuando fue la última vez que combatiste contra un enemigo formidable? ¿Un terrible dragón rojo, un poderoso liche, un letal contemplador?

El combate tiene la capacidad de subir los niveles de adrenalina a todo el mundo, sobre todo si es contra oponentes de esa epicidad. Pero, fijándonos en el Valor de Desafío, a veces nos cuesta meter a esos oponentes poderosos contra nuestro grupo de aventureros. Y cuando los metemos al fin, resultan no ser un combate tan épico. Pues bien, os voy a dar consejos para introducir a este tipo de enemigos contra grupos de aventureros de nivel relativamente bajo.

  • El contrincante tiene prisa por escapar. La labor de los PJs es entretenerle y será vencido o atrapado. Un ejemplo de este tipo de recurso se ve en el combate por los tejados de la primera escena de Tigre y Dragón.
  • Están ayudados. Si los PJs ayudan a su aliado o le permiten ganar tiempo, puede vencerlo. Si no, todos serán barridos.
  • Depende de algo para ser tan bueno. Por ejemplo un guerrero algo más poderoso que el grupo con una espada mágica poderosa. Si los jugadores se dan cuenta de ello y lo desarman, el combate se equilibra automáticamente.
  • Están "dopados" con conjuros, pociones u otros objetos mágicos de cargas. De nuevo pueden tener un aliado que les proporcione estos objetos. Al final, los jugadores no recuerdan lo dopados que iban, sino que "mataron al dragón".
  • El enemigo tiene un Talón de Aquiles, algo que les permite derrotarlo más fácilmente. Algo así como la kriptonita de Superman. Encontrarlo puede ser objeto de una aventura anterior.

¿Se os ocurre alguna otra manera de introducir combates contra pnjs más poderosos que el grupo? ¿Qué os parecen las que se han expuesto aquí?

¡Os recuerdo que ahora podéis comentar los artículos en el foro, si lo preferís!

La imagen utilizada en este artículo es "The Werewolf", de Simon Dominic.

3 comentarios:

Karl Franz dijo...

Muy buenos consejos estos. He de decir que yo peco de meter pocos encuentros de este tipo en mis partidas, pues suelo dejarlos para escenas finales y bien o no llegan a producirse (Terminar una partida por foro es muy complicado) o se produce de una manera que no esperaba (si yo os contase)
El mejor combate epico librado como DM fue uno en que la clave para vencer era el entorno. La idea era intentar conducir a un gigante hasta un puente que podía ser destruido y precipitar así al colosal enemigo al vacío. Esto dió mucho juego mientras los jugadores usaban fintas y estratagemas para hacer que el gigante se colocase en el punto exacto que ellos querian.
Lo bueno de estos combates es que se hacen inolvidables y de hecho aún nos acordamos de esa gran victoria contra el gigante de las colinas.
Eso si, tomo buena nota de tus consejos Nynther, así quizás me anime a utilizar más este tipo de enfrentamientos ;)

Nynther dijo...

Sí, la verdad es que el entorno es algo que puede ser usado también para equilibrar un combate contra un oponente poderoso. Se me ocurre también la luz del sol y los vampiros.

¿Recordáis aquella escena de Van Helsing en la que las novias de Drácula atacan el pueblo aprovechando que está nublado? Mientras las nubes tapan el sol, sobrepasan a los defensores con facilidad. Es cuando se nubla cuando cazador y presa se invierten.

Muy interesante, Karl.

Anónimo dijo...

hola soy anonimo pero hace poco que encontre el blog y leyendo me acorde de una situación que puede ser una mezcla entre "El enemigo tiene un Talón de Aquiles" y "El entorno".Me acuerdo que estabamos acorralados por aguilas gigantes (y eran mas de 3) listas grandes poderosas en su territorio, esdecir teniamos todas las de perder pero al estar en su entorno podiamos acceder a sus huevos los cuales pudimos usar de "rehenes" y escapar sanos y salvos. Espero que tenga que ver con esto y sirva.