17 septiembre 2007

Un método que está ayudando a muchos masters a hacer partidas más entretenidas

En Against the Shadow René López nos propone que enfoquemos el proceso de creación de personajes a comunicar al Master qué tipo de partida queremos jugar.
Un indicador, como su nombre señala, es un elemento de la ficha de personaje que le indica al DJ el tipo de historia que quieres jugar. En D&D, por ejemplo, tu clase es un indicador: si eliges ser un Guerrero, quiere decir que quieres resolver problemas por la espada, y si eliges un Mago, que esperas magia. Si tu enemigo favorito son los Orcos, esperas que haya orcos en la historia. Como puedes apreciar, estos indicadores tienen una función limitada.
Contínua leyendo su artículo en Dile al DJ lo que esperas de la Aventura.

2 comentarios:

Karl Franz dijo...

Por eso yo siempre espero a saber que personajes se hacen mis jugadores para crear detalles de la aventura. La trama la puedes tener pensada de antemano, pero los detalles deben ir en función de esas "pistas" que te dan tu personaje.
Ejemplo: Dirijo actualmente una partida de D&D con 3 jugadores. La trama de la aventura es una campaña Yuan-Ti (usando el manual de los "Reinos Serpentinos"). La historia de como van a ir descubriendo la trama Yuan-Ti se inicia en un pueblo donde deben investigar. 2 de mis jugadores llevan animales antropomorficos (Manual "Especies Salvajes") Hombre-Simio y Hombre-Tigre. Bueno, pues al ver yo ese percance, preparé la aventura para que en el pueblo no se escandalizacen tanto por la presencia de estos extraños seres, y también enfoqué la parte de la investigación para que fuesen muy utiles las habilidades y cualidades específicas de mis jugadores (Que eran Escalar en el caso del Hombre-Simio, y esconderse en el caso del Hombre-Tigre). Así mis jugadores se divirtieron haciendo lo que mejor saben hacer sus personajes y por supuesto realizaron la tarea con exito. Al final de la sesión todos me dijeron que desean volver a jugar cuanto antes, todo gracias a que me mostraron bien lo que deseaban, y yo, como DM se lo ofrecí en mi partida.

Nynther dijo...

Estoy muy deacuerdo contigo, Karl. Creo que una de las razones por las que a veces no me divierto en una partida es precisamente porque el DM esta muy centrado en SU trama y no hace la historia lo suficientemente personal para mi pj.

Y a veces es tan simple como tratar que el personaje haga aquello que el jugador tenía en mente cuando lo creó.